Pozole, una comida mexicana con un pasado oscuro | NVI Cuenca Pasar al contenido principal
x
Foto(s): Cortesía

Pozole, una comida mexicana con un pasado oscuro

Lorena Jiménez

En nuestro país existen aproximadamente 20 variedades de este platillo mexicano que tiene como base el maíz. Nunca puede faltar para conmemorar las fiestas patrias en septiembre. 

 

Pasado prehispánico
Fray Bernardino de Sahagún relata en su obra Historia General de las Cosas de la Nueva España, que, según algunos testigos, el tlatoani mexica Moctezuma lo disfrutaba y ofrecía de ofrenda al dios de la primavera y vegetación Xipe Tótec, el descarnado. El plato debía llevar el muslo de un prisionero sacrificado, esto para que fuera agradable a la divinidad y así beneficiara al pueblo con buenas cosechas.

Sin embargo, el propio Bernal Díaz del Castillo refiere: “se cuenta que Moctezuma come carne humana, pero yo nunca lo he visto”.

A su vez, el libro "Sabor que somos", coeditado por el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, detalla que en 1530, cuando el conquistador español Nuño Beltrán de Guzmán entró vencedor a Tonalá, Jalisco, fue recibido por la cacica Itzoapilli Tzapontzintli y sus cortesanos con danzas y un pozole. No obstante, el conquistador distinguió restos humanos en la olla del guiso, desenfundó su espada y la quebró de un tajo. Además que ordenó no comer ese platillo.
Otras versiones
Otras versiones de frailes españoles afirman que el pozole no contenía carne humana sino de xoloitzcuintle, una raza de perro, domesticada, sin pelo y de tamaño mediano.
Valga decir que dicha versión se contrapone con la que dice que el verdadero perro que se consumía era el Tchichi, una raza extinta, más pequeña  y criada para su consumo.
Pero no te preocupes esto quedó en el pasado ahora este platillo se disfruta en diferentes fiestas y su carne es de animales como el cerdo o el pollo, incluso hay versiones vegetarianas de este suculento caldo.
Más versiones
Se trata básicamente de un caldo preparado con maíz, carne de puerco y pollo y especias, y es acompañado de lechuga, rábano, cebolla, limón y tostadas.
Este guiso ha tenido modificaciones más recientes y menos cuestionables a partir de los ingredientes y gustos de cada región. En Guerrero se le agrega tomate verde, en Michoacán chicharrón, en Colima queso blanco, en Jalisco cerdo y chile ancho y agregan sardinas en las zonas costeras del país.

 

Pozoles de Oaxaca


En la entidad se prepara el tradicional pozole rojo, pero hay una segunda opción: el pozole blanco de la región de la Mixteca. Para que no te quedes con la duda aquí te damos los ingredientes:
1 kg. de maíz para pozole
2 litros de agua
1 kg de carne de puerco o pollo para deshebrar
1 cebolla partida a la mitad
3 dientes de ajo
limones
Sal al gusto
1 cucharada de aceite el de su preferencia
¼ de chile de árbol seco
Hierva santa
Preparación
Se lava bien el maíz y se le retira la cabeza para que se pueda abrir mejor.
Se pone a cocer en una olla con media cebolla y un diente de ajo.
Cuando ya el maíz este cocido se le agrega la carne y la hierba santa.
Se coloca a freír los chiles y luego se pone en agua caliente para que se ablanden y se le añade los ajos, la otra media cebolla y licuar.
Luego se pone a cocinar por 5 minutos la salsa y colocar sal al gusto.
Por otro lado, desmenuzar bien la carne.
Cortar la cebolla en cubitos y los limones a la mitad.
Servir en un plato caldo con maíz, colocar carne, cebolla, chile y limón.

Más allá de sus ingredientes e historia, es un plato digno de emperadores, favorito de muchos y que merece ser valorado y degustado en toda ocasió