Pasar al contenido principal
x
Los animales de monte parte de las ofrendas que se colocan en los altares.

Recibió Chiltepec a visitantes para celebrar a los muertos

TUXTEPEC, Oax.-La tradición de celebrar el Día de Muertos en San José Chiltepec persiste a pesar del covid-19, en parte porque es una de las festividades con más arraigo en el municipio y para los lugareños es parte de una responsabilidad el compartir los alimentos que elaboran y permitir a los visitantes ver los altares que elaboran.

Este año la contingencia permitió a los pobladores abrir sus puertas a los visitantes, por lo cual se prepararon con una semana de anticipación, tal es el caso de Bricio Leyva de los Ángeles que cumplió 77 años de elaborar el altar de Día de Muertos.

Don Bricio platicó que a pesar de la enfermedad comienzan a recibir visitantes a diferencia del año pasado que fue poco el movimiento y hubo más restricciones e incluso no descarta que  este  2 de noviembre reciban a un mayor número de personas, durante el día a lugareños y por la tarde noche a visitantes foráneos de los municipios cercanos.

A sus casi 86 años, enfatizó que el municipio tiene un poco más de movimiento, pese a que la pandemia no termina, los pobladores siguen las reglas para recibir a los visitantes, aunque este año, también los afectó el alza en los insumos que ocupan, las flores, el pan y parte de las ofrendas que colocan están mas caras.

En su altar, uno de los más representativos del municipio colocó varias ofrendas, desde  los panes de muertos en forma de sirena y que tienen un costo de 100 pesos, hasta los  tamales de chancleta, mole, caldo largo y frutas que  se cosechan en la zona, así como animales de monte. 

El altar permanecerá durante toda la semana para que las  persona puedan acudir a visitar, para don Bricio son días de fiesta, su hogar permanece abierto hasta las 4 de la mañana para que todo aquel que desee visitar el lugar y poder apreciar el altar con arco de flores o como este año con un diseño diferente. 

El altar de Concepción Castillo o  Doña Guya, como la conocen en el pueblo, es otro de los más visitados porque se caracteriza por colocar animales de monte que cocina en leña a fuego lento como la iguana, conejo, tepezcuintle, jabalí, guajolote e incluso mapache.

Para Concepción es importante tener  todo listo antes de que comiencen a visitar su hogar por lo cual junto a su esposo se prepara desde antes para tener todas las ofrendas listas, porque es parte de una tradición que sigue y que espera las nuevas generaciones puedan continuar y apreciar, que pese a todo, no se pierda.