Reportan 13 casos sospechosos de sarampión | NVI Cuenca Pasar al contenido principal
x

Reportan 13 casos sospechosos de sarampión

Exhortan a mantener una alta inmunidad en la población a través de la vacunación.
Foto(s): Cortesía
Nadia Altamirano Díaz

Hasta la semana epidemiológica 43 en el país se han reportado mil 929 casos sospechosos de sarampión, de los cuales 13 corresponden a Oaxaca, informó la Secretaría de Salud Federal.

El sarampión es una de las cinco enfermedades que los países del continente Americano han logrado eliminar, después de la viruela en 1971, la polio en 1994 y en 2015 la rubéola y el síndrome de la rubéola congénita.

La Organización Panamericana de la Salud destaca que el último caso de sarampión endémico en las Américas en la era post-eliminación fue reportado en julio del 2015 en Brasil.

En tanto la Organización Mundial de la Salud estima que la vacuna contra el sarampión previno 17.1 millones de muertes en el mundo entre los años 2000 a 2014, pero todavía circula en otras regiones del mundo por lo que los países, incluyendo México deben fortalecer la vigilancia activa y mantener una alta inmunidad en la población a través de la vacunación.

Durante este 2023 las 32 entidades del país han notificado casos sospechosos de sarampión, pero la cifra más alta la tiene Guanajuato con 440.

De la totalidad de casos en el país, mil 865 tienen muestra para análisis de laboratorio y mil 781 se han descartado, mientras que los otros 148 se mantienen en estudio.

De los casos en estudio cuatro corresponden a Oaxaca, ya que se han descartado nueve, mientras que en otras seis entidades ya se descartaron la totalidad de casos sospechosos, como Colima, Chiapas, Hidalgo, Morelos, Querétaro y Yucatán.

La fiebre alta, que comienza unos 10 a 12 días después de la exposición al virus y dura entre 4 y 7 días, es el primer signo del sarampión.

En la fase inicial de la enfermedad, el o la paciente puede presentar rinorrea, tos, ojos llorosos y rojos, y pequeñas manchas blancas en la cara interna de las mejillas.

Por ser muy contagioso, el virus del sarampión se propaga por la tos y los estornudos, el contacto personal íntimo o el contacto directo con secreciones nasales o faríngeas infectadas.