94 ANIVERSARIO: TUXTEPEC DE VILLA A CIUDAD | NVI Cuenca Pasar al contenido principal
x
Tuxtepec fue siempre reconocida como Villa, primero Villa de Medellín, después Villa de San Juan Bautista Tuxtepec.
Foto(s): Cortesía

94 ANIVERSARIO: TUXTEPEC DE VILLA A CIUDAD

Lorena Jiménez

Cronista:  Antonio Ávila-Galán

I

No hay mayor grandeza de un pueblo que la virtud amorosa de sus hijos. Las obras que dejan para bien de su comunidad, siempre hablarán al corazón de las futuras generaciones. Cantarán al espíritu de sus descendientes: no hay más grandeza que vivir el pasado con regocijo y revivirlo en el margen de nuestras almas, como río que fluye y nos baña, lleno de lealtad y armonía.

La historia nos cuenta que el 26 de mayo de 1526, se fundó la comunidad de Tuxtepec, dándole el título de Villa de Medellín en recuerdo a la patria de Hernán Cortés. A partir de entonces los españoles se posesionaron de estas tierras e introdujeron la esclavitud traficando con sus naturales, siendo éstos vendidos o cambiados por objetos diversos. La historia refiere que hombres tan desalmados hacían cambio de un indio por un queso, un indio de mejor ver por un caballo y un indio por una botella de vino, y hasta por unos enseres menores, es decir según el sapo la pedrada.

De los años de 1521 a 1711 las enfermedades endémicas diezmaron a los habitantes de Tuxtepec en muy alto porcentaje, debido a una gran inundación en esa época, por lo mismo muchas familias de esta comunidad emigraron a otros  lugares más seguros. En el año de 1711 un indígena natural de Tuxtepec, se presentó en la población de San Felipe Usila pidiendo se extendiera un título de propiedad, haciendo notar a las autoridades españolas que allá residían, que los moradores de Tuxtepec, ya no llegaban ni a 30 tributos, y que habían a la vez, pocos mulatos en esa tierra española de Tuxtepec, y los pocos que habían trabajaban pacíficamente, pidió que se hiciera la diligencia de ley y fue en esa forma que se le vendió el mencionado título de propiedad a los moradores de Tuxtepec, en la ciudad de Oaxaca, por el precio de 100 (cien pesos) que ellos pagaron al gobierno español.

En el año de 1717 se le puso el nombre de San Juan Bautista a Tuxtepec; debido a un influyente personaje proveniente de Usila, Oax., eran los que tenían el poder en sus manos perdurando por muchas décadas, hasta que fue trasladado – a partir de la compra venta-, a esta cabecera de Tuxtepec.