Otatitlán, la magia de un pueblo | NVI Cuenca Pasar al contenido principal
x
Otatitlán
Foto(s): Cortesía

Otatitlán, la magia de un pueblo

Lorena Jiménez

TUXTEPEC, Oax.-Desde hace dos años, el municipio de Otatitlán “El Santuario”, inició el proyecto de rehabilitación de espacios en la búsqueda de lograr obtener el nombramiento de “pueblo mágico” y sumarse a los 132 pueblos mágicos de México, seis en Veracruz,  como parte del programa que se inició en el 2001. 

 

Otatitlán forma parte de la Cuenca del Papaloapan, por lo cual tiene la influencia del son y el fandango, su gente es alegre y la mayor parte de la población se conoce y recorrer las calles es vivir la historia del pueblo, tras pintar en las paredes murales con escenas emblemáticas de las actividades, cultura y personajes que han aportado a Otatitlán,  que en junio de 1985 obtiene la aprobación por decreto del escudo municipal.  

 

Rehabilitan inmuebles emblemáticos  

 

La iglesia el Santuario del Cristo Negro  fue el primer inmueble que se rehabilitó con el apoyo que brindó el secretario de gobierno de Veracruz, Eric Cisneros Burgos, oriundo de Otatitlán y el estado, que ante el daño que presentaba uno de los lugares más visitados cada año por los feligreses, propuso iniciar con la rehabilitación de la cúpula, paredes, atender las filtraciones y pintar en su totalidad. 

 

La iglesia fue restaurada en su totalidad, todas las partes en mal estado se atendieron conservando su arquitectura, porque es un icono para el pueblo e incluso el principal centro religioso en la región porque alberga al Cristo Negro y uno de los motivos por el que se elaboró un mural de relieve con los pasajes que relatan cómo llegó el cristo a la comunidad en donde participó un artista de Papantla. 

 

La historia del Cristo Negro del Santuario atrae visitantes locales y foráneos que acuden a venerar y admirar  al cristo negro crucificado en la cruz de madera, que llego a la comunidad en una balsa en 1597. Cabe mencionar, que en el recinto se conserva la cabeza original del cristo que está protegida en una urna, así como la cruz, tras quemar la imagen y ser decapitada en 1931 por la persecución religiosa. 

 

La rehabilitación de la iglesia tardó casi dos años, actualmente al medio día cuando el reloj marca la hora se pueden escuchar sones y canciones tradicionales. Frente al recinto también se destinó un lugar para que en fechas conmemorativas los voladores de Papantla puedan presentarse. 

 

Casa de cultura y museo del Sotavento 

 

Actualmente la casa de cultura está en proceso de rehabilitación, sin embargo el inmueble no sufrirá modificaciones porque deben conservar la arquitectura del lugar, solo ampliarán el espacio y entre los proyectos contemplan crear el museo regional del sotavento, en donde puedan mostrar parte de las artesanías que poseen. 

 

  

Un pueblo colorido que abraza su cultura  

 

Adolfo Aguirre Fentanez, conocido como Don Fito, relató que la mayor parte de su vida ha permanecido en Otatitlán, un pueblo alegre, colorido, que en los últimos años ha registrado un cambio positivo a partir del interés del gobierno del estado. 

  

Coloridos Murales retratan las costumbres del pueblo y otorgan vida a las calles, que es parte del nuevo atractivo para los visitantes, acciones que se realizan con el propósito de obtener el nombramiento de pueblo mágico, el primero en el sotavento  y una propuesta que apoya la comunidad ante el cambio que visualizan. 

 

 Don Fito platicó que como parte de esta transformación se construyó una plaza para que los artesanos puedan comercializar los productos y el parque también se encuentra en proceso de rehabilitación. 

 

Además de un muro que se hizo a la orilla del rio donde aún se puede ver la panga y los paisajes que tratan de conservar y próximamente un puente de hamaca y una tirolesa. Señaló se generan atractivos ara que los visitantes puedan acudir al lugar. 

 

“A pesar de la pandemia se tiene movimiento, las personas acuden al lugar a visitar el pueblo, quieren ver los murales, la iglesia y esperamos que más personas se acerquen porque implicará una derrama económica y se la comunidad se interese por auto emplearse con restaurantes, cuartos y lugares que puedan ser de necesidad para los visitantes”, acotó. 

 

Don Fito externó que no imaginaba que estos cambios serían posibles, por lo que esperan poder continuar con el proyecto y convertirse en un pueblo mágico, que las personas conozcan su historia y por qué es un orgullo veracruzano.