Denunció una violación y siguen sin rastro de ella | NVI Cuenca Pasar al contenido principal
x
El caso de Indira Visaac López González sigue sin avances en esta zona.

Denunció una violación y siguen sin rastro de ella

Gio H. González

TUXTEPEC, OAX.-Indira Vissac López González de 36 años de edad fue reportada como desaparecida ante las autoridades y la Comisión Estatal de Búsqueda del estado de Veracruz el pasado 16 de Abril del presente año, siendo en la comunidad de Laguna Chica, perteneciente al municipio de Tezonapa, donde se le vio por última vez.

 

Su misteriosa desaparición se da en una zona limítrofe de los estados de Oaxaca y Veracruz, donde la ley no existe y por ese motivo la región es considerada un punto rojo debido a los altos índices delictivos, que han llevado a las autoridades de los dos estados a diseñar estrategias, que les han fallado.

 

La desaparición de Indira Vissac López González se dio paralelamente con la versión surgida hace unas semanas de que en la zona de Tezonapa, Cosolapa y Acatlán de Pérez Figueroa, se habían realizado varios enfrentamientos entre grupos delincuenciales, que operan en esa zona interestatal.

 

Siendo esta desaparición motivo de un buen número de comentarios escritos en las redes sociales, donde algunas de forma textual mencionaron: “Solicitamos su apoyo para dar con el paradero de Indira Vissac López González. Se teme por su integridad debido a que en fechas pasadas denunció a elementos de la Fuerza Civil por abusar sexualmente de su hija menor”.

 

El caso al que se refieren en esa publicación, es el de la presunta jovencita que al estar vendiendo gelatinas habría sido abusada sexualmente por los elementos de la Fuerza Civil que se desplazaban a bordo de una patrulla, los cuales, después de presuntamente satisfacer sus instintos sexuales, abandonaron a la menor en el lugar.

 

Supuestamente existe una relación familiar entre la mujer de ojos color verde, piel morena clara y cabellera güera, quien tiene tatuajes en brazo, muñeca derecha, espalda y pantorrilla izquierda y la menor que vendía las gelatinas, caso que según algunos comentan no procedió en contra de los uniformados.