Pasar al contenido principal
x
¿Te gusta el ponche de frutas? Te contamos el origen de esta tradicional bebida

¿Te gusta el ponche de frutas? Te contamos el origen de esta tradicional bebida

El ponche de frutas es una bebida típica y característica de las fiestas decembrinas en nuestro país, la cual se toma durante todas las posadas que van desde el 16 hasta el 24 de diciembre. Incluso algunos también lo suelen consumir durante la celebración del año nuevo.

Aunque existen cientos de recetas, por lo general está preparado con los siguientes ingredientes: caña de azúcar, guayaba, jamaica, tejocote, ciruela pasa, tamarindo, manzana, canela y piloncillo, como endulzante. 

Bebida

Sin embargo, es una introducción europea a la gastronomía mexicana. De la mano de la evangelización, el culto católico y sus respectivas prácticas religiosas, tomó lugar su consumo en la Nueva España durante la época de la Colonia.

Cuando los españoles llegaron a México trajeron consigo este cocimiento, el cual se adaptó con el uso de frutas de temporada en el país.

El origen de la palabra ponche no es muy claro aún. Empero, algunos historiadores e investigadores señalan como un posible inicio a los antiguos pueblos persas, habitantes de Oriente medio, donde por sus creencias religiosas muy pocos celebran la Navidad. 

Se tiene registro que los antiguos persas consumían una bebida llamada “panch” o “pãc”, que aseguran que en sanscrito significa “cinco”, que son el número de ingredientes de los que está conformado, aguardiente de vino de palma, azúcar, limón, agua y té.

Otros más indican que el “panch” se prepara con agua, limón, hierbas, azúcar y ron. Con el dominio del Imperio Inglés sobre ese país asiático esta bebida fue adoptada y llevada a Inglaterra, en donde se le daría el nombre de “punch”, el cual sería adaptado por lo demás países europeos incluyendo a España, por lo que en español con el tiempo se le denominó como “ponche”.

La receta del ponche mexicano es única en el mundo a pesar de que, como ya se había explicado, esta bebida no fue originada en México. Su aceptación y adaptación no sólo ocurrió en territorio mexicano, sino que también en varios de los países de América del Sur. Allá, las recetas varían e incluso se le prepara con leche, huevo, clavo y canela. Una preparación muy similar a lo que conocemos como rompope.

De igual forma, las frutas utilizadas en la preparación varían según cada región. Todo depende de los frutos que ofrezcan su campo y la temporada. 

Dentro de estas variantes se pueden consumir con o sin alcohol, fríos o calientes, incluso algunos contienen huevo, cerveza o café, preparados a base de jugo de uva, a base de leche, o con fruta como el durazno, la piña o el tejocote.

 Esta bebida aporta un sinfín de vitaminas, como la C y A; así como complejo B, minerales, como el hierro y calcio; antioxidantes y fibra. Su consumo ayuda a prevenir enfermedades como el resfriado. También es alto en ácido ascórbico. Por estas propiedades, en la NASA acostumbran dar ponche de frutas a los astronautas.