Pasar al contenido principal
x

Pati Lira, experta en Sor Juana Inés de la Cruz

Patricia Lira Vásquez, experta en Sor Juana Inés de la Cruz.
Foto(s): Cortesía
Carina Pérez García

Patricia Lira Vásquez recordó la obra, talento y genio de una mujer cuya trascendencia a más de tres siglos de su existencia, es irrefutable. Una mujer indomable como Juana Inés de Asbaje Ramírez de Santillana​ está vigente y fue recordada con la obra del artista Bernardo González, y con una semblanza de su vida y legado. 

Exponente del Siglo de Oro de la literatura en español, Juana Inés de Asbaje Ramírez de Santillana​, falleció el 17 de abril de 1695 en la Ciudad de México y en el marco de un aniversario más de su muerte se le recordó en el interior de la Casa de la Ciudad, con la ponente Patricia Lira Vázquez, quien expuso “Semblanza de un espíritu indomable: Sor Juana Inés de la Cruz”; y el pintor Bernardo González le dedicó la exposición “Monjas coronadas”. 

La experta en esta escritora y poetisa recordó que la religiosa aprendió oficios de contadora y archivista, pero se dedicó más al estudio y a la escritura, llegando a tener conocimientos profundos en: matemáticas, lengua, filosofía, latín, astronomía, mitología, historia, teología, música, pintura y cocina, además de otras disciplinas.

Patricia Lira Vázquez subrayó que la vida de Sor Juana Inés de la Cruz estuvo llena de anécdotas; recordó rasgos de su personalidad y genialidad, cuya vasta obra en varios géneros es inigualable; incluso relató que para Octavio Paz, la existencia de esta figura en las letras de escritura novohispana del siglo de oro, es imprescindible. 

“Paz decía que si ella no hubiera existido, el siglo de oro se hubiera quedado al desnudo, porque en realidad ella era la estrella, la que brillaba. Dejó un gran legado escribiendo sonetos, redondillas, comedias, poesía, líricas, profanas, música fúnebre, religiosa, autos sacramentales, en fin.  Ella principalmente es una gran figura en la escritura y poesía”. 

Su luz fue tal, que algunos le llamaron "La Décima Musa" y Pati Lira recordó que también le llamaban "Fénix de América", porque se enfrentó a innumerables obstáculos para desarrollar su don. 

Un símbolo feminista sin ser feminista 

“Ella, toda la vida estará viva en muchos aspectos, en la cultura, religión y el arte, en obras de teatro,  en su literatura… Sor Juana es un símbolo, sin ser feminista. A pesar de todo lo que sufrió, cuántos siglos han pasado y no les cabe a muchos hombres que la mujer puede dedicarse a lo que quiera”, compartió Pati Lira en entrevista. 

Emocionada, conmovida y llena de energía, la experta en Sor Juana Inés de la Cruz relata pasajes, anécdotas y logros de la religiosa. Destacó: “Ella luchaba por aprender, pidió la libertad, que se le respetara su carrera intelectual, su don; ella pedía que las mujeres aprendieran. Ella nos dio un ejemplo: cómo es posible que pudo hacer tanto en esa época, cuántos idiomas dominó y todo lo que hizo; es increíble que aún existan tantos obstáculos para las mujeres”. 

En su relato, Patricia Lira Vásquez contó que ella tuvo la oportunidad de ir a buscarla al Parque de la Montaña en Madrid, España, donde hay una estatua de la escritora mexicana. “Yo voy con mi Sor Juana para allá y para acá. Yo la quiero mucho y quiero proyectar ese amor, porque la admiro por todo lo que hizo. Incluso ella sigue a donde voy”, confesó la experta en esta figura de literatura, ya que se le aparecen monjas o referentes de la poetisa a donde quiera que va.

Un dato que aportó tras su semblanza, fue que después de muerta se encontraron casi 200 manuscritos de Sor Juana Inés de la Cruz, que prueban que ella jamás dejó de escribir.