Pasar al contenido principal
x

Afecta ausencia de lluvias, la productividad de abejas

Enfrentan apicultores consecuencias de altas temperaturas.
Foto(s): Alberto Castañeda
Karla Arrazola

TUXTEPEC, Oax.-Los apicultores de la región enfrentan la temporada de hambre de las abejas, a partir de las altas temperaturas, los insectos tienen complicaciones para realizar el pecoreo y tampoco tienen alimento. 

El apicultor Alfredo Pérez, explicó que la abeja trabaja mejor a temperaturas cálidas, porque la parte interna de una colmena requiere de 34 a 36 grados centígrados, pero actualmente se rebasó el nivel considerable de calor.

La temperatura alcanzada en abril y principios de mayo fue demasiada para los insectos, desde esta fecha los apicultores comenzaron a brindar el alimento porque se acabó la temporada de cosecha,  ahora deben alimentar a las abejas para que no se mueran  y requieren agua.

Los apiarios no se  pueden mover de lugar, en la región de la Cuenca del Papaloapan toda la zona registra la misma  temperatura y tienen problemas con el agua. Los apicultores esperaban las lluvias el 15 de mayo, pero se desfaso y  aparte no se habían registrado las temperaturas de este año.

El presidente de la asociación La Cuenca Produce, detalló que por las condiciones actuales el pecoreo de agua limpia es más difícil,  es necesario colocar bebederos, la abeja se traslada mucho más lejos para conseguir el agua que ocupa para refrescar la colmena y mientras más distancia recorren más tardan.

“Cuando pecorean agua sucia llevan virus y enfermedades que infectan a las colmenas, se llenan de hongos y genera muerte para las larvas y pudrición dentro de la colmena, si hay escasez de agua cerca de la colmena se trasladan a mantos freáticos y se reducen la cantidad de abejas que se quedan para extracción de néctar y se genere la temporada de hambre, entra poca miel a la colmena y empieza a subir la temperatura, se deshidratan y mueren por falta de comida y pecoreo”, enfatizó.

Las temperaturas afectan a las plantas, se están secando, no hay polen y como resultado no hay comida para las abejas y si menos cantidad de abejas se dedican a la recolección con poco agua, la colmena se va abajo de acuerdo a la explicación.

Para sobrellevar la situación los apicultores preparan jarabes y bebederos que se ponen en el apiario, se consumen cerca de 2 litros y medio por día de agua, dejan un tambo con 100 litros de agua, piedra o rama para que la abeja  se pare y pueda consumir el líquido, porque les afecta más la falta de agua.

Los jarabes son preparados con azúcar, agua, fructosa, la misma miel, actividad de alimentación que continuarán hasta que concluya la canícula, programada del 3 de julio al 11 de agosto,   solo esperan que empiece a llover para mover algunos apiarios a lugares más montañosos.